251014_177651265625311_100001413156484_477265_7926815_nDespués de haber aclarado los tópicos que, normalmente, tiene la sociedad respecto la cultura de las personas sordas, toca avanzar un poquito más. En esta ocasión vamos a hablar de la comunidad sorda. Es importante conocer qué objetivos quieren conseguir, qué barreras tienen en su día a día, qué podemos hacer para colaborar en la consecución de sus metas, etc. Tal y como iremos viendo, comprobaréis que no es nada fácil ser una persona sorda aunque, por suerte, la sociedad está, cada vez, más abierta para hacer que la integración sea una realidad.

Poco a poco, la sociedad está trabajando en lograr la igualdad de condiciones. Esto favorece notablemente a la identidad y autoestima de las personas sordas ya que han sido muchos años de luchar incansablemente contra la exclusión y de haber tenido que soportar calificativos como anormales e incapacitados, entre otras muchas cosas. Por eso, se debe cambiar la visión tradicional de la sordera como una patología y verla como un criterio antropológico, sociológico y étnico. Hay que continuar trabajando para lograr que haya intérpretes de lengua de signos en los centros escolares, en hospitales, oficinas, tiendas; que las personas sordas puedan ver la televisión o ir al cine como lo hacemos los demás, por ejemplo. Ya sé que en la televisión hay subtítulos, ¿pero os habéis fijado cuántas veces fallan? ¡Siempre van con retraso!
Entonces… 

  • ¿Qué es la comunidad sorda?

    La comunidad sorda está formada por un grupo de personas sordas que viven en una localidad concreta, comparten unas metas comunes y trabajan muy duro para poder conseguirlas. Dicha comunidad puede incluir a personas oyentes pero que, de forma activa, las apoyen y tengan un verdadero interés en trabajar conjuntamente para derribar las barreras de opresión.

  • ¿Cuáles son, pues, los OBJETIVOS PRIMORDIALES de la comunidad sorda?

    Supresión de las barreras de comunicación: gracias a la tecnología, las personas sordas pueden comunicarse con mayor facilidad, pero en absoluto es suficiente. ¡Hay mucho trabajo por hacer!

    Aceptación y reconocimiento oficial de la lengua de signos

    Facilitar un mayor acceso a la información y servicios: el ir a comprar el pan, a la carnicería, a las tiendas… Todo lo cotidiano se les hace muy cuesta arriba por no haber medios que ayuden la comunicación entre persona sorda y oyente.

    Mejorar la educación: muchos niños se pierden en clase porque les resulta imposible leer los labios del profesor/a constantemente. Terminan ‘excluidos’ teniendo que recuperar las clases en un aula aparte en la que haya algún intérprete o persona que sepa hablar el lengua de signos.

    – Programas para mejorar la calidad de la vida de las personas sordas

    Aumentar la autoestima e identidad personal de las personas sordas: Necesitan sentirse integrados, apoyados. Han vivido siempre en un mundo aparte porque la sociedad no respondía a sus necesidades.

    Anular o modificar las leyes que marginen a la comunidad sorda.