El rincón de la calma

Todos en algún momento sentimos la necesidad de apartarnos de los ruidos y del ritmo ambiental. Nuestro cuerpo nos pide quietud y descanso, lo que nos lleva a querer dedicarnos tiempo para pensar, para desconectar y liberarnos de las obligaciones por un rato. Para ello, solemos retirarnos a lugares que nos dan la oportunidad de estar con nosotros mismos. Los condicionamos hasta tal punto que cuando nos referimos a ellos utilizamos posesivos: “mi rincón; mi sitio favorito”; como si de alguna manera nos pertenecieran. Pero al no poder desplazarnos hasta allí las veces que nos gustaría, lo que hacemos es crear en nuestro propio hogar zonas que nos puedan aportar esa paz que necesitamos con relativa frecuencia.

¿Pero y los niños? ¿Ellos también necesitan ese tiempo para sí mismos? Sí. Poco a poco van dándose cuenta de sus ritmos internos y van conectándose con las necesidades de su organismo. Sabemos que su energía suele ser arrolladora pero cuando el cansancio aflora, cuando algo les estresa o cuando se ponen <<pachuchos>> también buscan ese refugio: estar en brazos de mamá o papá, en el sofá, con su peluche favorito… Son muy variadas las señales que lo indican. Cada uno lo manifestará de distinta manera.

En educación, especialmente en la etapa de infantil, se trabaja mucho con los <<rincones>>. Como su propio nombre indica los rincones funcionan como áreas temáticas ubicadas en algún lugar de la sala para que el niño o los niños puedan jugar/aprender de manera individual o colectiva. Es importante que en él se encuentren utensilios y materiales que se adecúen al tema escogido. Si se establece el rincón de la lectura, pondremos a disposición del niño libros variados y alguna silla o alfombra para que pueda/n disfrutar de la actividad. Si es el rincón del supermercado, colocaremos en él alimentos, alguna cesta, una caja registradora, etc. Decir que no es necesario que los materiales sean auténticos pero sí que, cuanto más cuidemos los detalles, mejor.

Volviendo con el tema que nos acontece, me gustaría hablaros de un rincón en concreto. Un rincón que puede ser utilizado por toda la familia: el rincón de la calma. La idea de éste es construir un espacio para cuando sintamos la necesidad de estar con nosotros mismos. En él dispondremos de aquello que nos transmita tranquilidad por lo que estará bien tener en cuenta las necesidades individuales de todos. Para daros algunas ideas se podrían poner un puf, una alfombra, cojines; nuestros libros favoritos, una pequeña mesa con folios en blanco, pinturas, peluches… Todo lo que nos transmita confort.

También puede utilizarse como vía emocional. Este rincón permite conocernos mejor interiormente y aprender a poner nombre a estados emocionales. Tener paz es una sensación agradable y normalmente la sentimos cuando no tenemos preocupaciones y estamos relajados. Por otra parte se pueden trabajar, también, la ira y la tristeza; si ha habido algún pequeño conflicto en casa, el niño (y/o el adulto) puede ir allí para calmarse y reflexionar sobre sus sentimientos. Además, puede ser un espacio que dé pie al diálogo. Los ambientes que nos transmiten seguridad nos ayudan a abrirnos con los demás y tener, así, la oportunidad de expresar nuestros pensamientos de una manera sosegada.

Es importante puntualizar que este rincón no puede condicionarse negativamente ya que recurriremos a él de forma voluntaria. En ningún caso ha que ser utilizado como una vía para el castigo o para la reflexión impuesta.

Por otra parte, quizás estéis pensando en si el teléfono móvil o la tableta pueden utilizarse. Eso lo dejo a elección vuestra, familias. Cada uno es responsable del uso que hace de las nuevas tecnologías. Si las utilizamos con frecuencia a lo largo del día, el rincón podría ayudarnos a desintoxicarnos por un rato. Sin embargo, si durante el día no hemos tenido tiempo de mirar las noticias o las redes sociales, se puede aprovechar ese momento de tranquilidad para ponerse al día. Eso sí, si queréis que vuestros hijos no los usen en el rincón, lo más conveniente sería que vosotros tampoco los usarais. No hace falta decir lo importante que es vuestro modelo para ellos. Recordad: en el rincón únicamente tiene cabida todo aquello que nos proporcione tranquilidad.

Sea como fuere, no olvidéis entrar en patriciarivas.es de vez en cuando. ¡Todo sea por la educación, familias…!  ; )

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario