El masaje infantil, una forma de comunicación no verbal muy beneficiosa.

Resulta increíble que, desde tan pequeños, sean tan receptivos.

Los bebés, desde su nacimiento, al igual que otros seres del reino animal, las primeras miradas, las primeras palabras o las primeras caricias pueden marcar un cambio en su personalidad hacia el modo en el que se siente amado por sus semejantes.

Los bebés tienen una capacidad receptiva muy intensa. Desde el momento en el que un bebé comienza a dar sus primeros pasos, no sólo es capaz de evolucionar respecto a su sistema motriz y su intelecto. En contacto con los padres, puede verse desarrollado gracias a gestos tan sutiles como las caricias. Si un pequeño recibe más besos, caricias o abrazos, puede representar un cambio socio/cultural que le acompañará durante el resto de su vida.

Si quieres saber más acerca de esta técnica sensorial, anímate y echa un vistazo al apartado de ‘Masaje infantil‘.